lunes, 23 de marzo de 2009

Tempelhof

Construído en 1923, el aeropuerto de Tempelhof (en Berlín, Alemania) era uno de los más antiguos del mundo en funcionamiento.

Ha sido llamado alguna vez como "la madre de todos los aeropuertos". En su día, las terminales del aeropuerto fueron las más modernas y avanzadas del mundo. Todavía se encuentran además entre los edificios mas grandes del mundo (al fin y al cabo fueron construidos en plena era nazi de edificios megalómanos).
El 24 de abril de 1945 fué tomado por las tropas soviéticas durante la batalla de Berlín tras una cruenta lucha. Sin embargo, debido al reparto de la ciudad decidido en Yalta, el aeropuerto pasó a manos de los EEUU.

Tan pronto como acabó la Segunda Guerra Mundial, la tensión entre los vencedores (principalmente entre los EEUU y la Unión Soviética) subía a gran velocidad. Apenas tres años después de acabar la guerra ambas lados vecedores sentían un odío irreconciliable: la Guerra Fría había empezado.

En el verano de 1948, la Unión Soviética cortó todas las comunicaciones terrestres del Berlín ocupado por los EEUU, UK y Francia con el territorio alemán ocupado por los mismos países.

Al mismo tiempo, los soviéticos dejaron de distribuir comida en la parte no soviética de la ciudad. La ciudad, con dos millones de habitantes, se rendiría en cuestión de pocos días.

El objetivo de la Unión Soviética era conseguir mas concesiones sobre Alemania y los países del Este. Los EEUU no querían ceder y debido a que no tenían suficientes tropas como para iniciar un ataque y romper el cerco (y de paso iniciar la Tercera Guerra Mundial) pues optaron por realizar un puente aéreo para llevar alimentos y carbón a Berlin.Se inició así el mayor puente aéreo de la historia: mas de 900 vuelos diarios trasportando 9000 toneladas diarias de comida, carbón, leche, medicinas, etc. Cada tres minutos despegaba un avión del aeropuerto Tempelhof.


Tal actividad produjo inevitablemente accidentes: 70 pilotos americanos y británicos murieron en el transcurso del puente aéreo. Un monumento en un pequeño parque en las cercanías de Tempelhof los recuerda.

Tras un año de puente aéreo, las autoridades soviéticas, sorprendidas de que los EEUU pudieran mantener y alimentar a una ciudad de mas de 2 millones de personas tan sólo usando aviones para abastecerlas, decidieron levantar el bloqueo y así los trenes con mercancías y camiones volvieron a circular por Berlin. Acababa una batalla de la Guerra Fría; apenas meses después comenzaba otra: la Guerra de Corea.

Durante los años de la Guerra Fría, Tempelhof fue usado por los EEUU como base aerea para el transporte de sus tropas. Con la caída del Muro en 1989, se iniciaron los vuelos civiles tras casi 50 años. Sin embargo, las instalaciones estaban ya obsoletas y a pesar de los esfuerzos por revitalizar el aeropuerto poco a poco la actividad fue decayendo hasta que en octubre de 2008 fue cerrado. Se preveé construir un parque en lo que eran las pistas de aterrizaje y despegue.