sábado, 7 de marzo de 2009

Guardia Suiza Pontificia

El estado más pequeño del mundo, la ciudad del Vaticano, tiene su propio ejército: la famosa Guardia Suiza Pontificia.

Desde el año 1506, sirven a las órdenes del Papa y tienen como misión principal protegerlo.El uniforme que llevan fue diseñado por el artista Miguel Ángel (aunque actualmente llevan una versión actualizada de 1914).

La Guardia Suiza Pontificia ha defendido al Papa éxitosamente en numerosas ocasiones en sus más de 500 años de servicio.

En una ocasión, el 6 de mayo de 1527, las tropas del emperador Carlos V entraron en la ciudad de Roma arrasando con todo en lo que se conoce como el "Saco de Roma". Las tropas imperiales saquearon la ciudad durante tres días matando a 50 mil personas. La Guardia Suiza Vaticana protegió al Papa en las mismas escaleras de la Basílica de San Pedro y éste pudo huir y refugiarse en el castillo de Sant´Angelo. Aquel día sólo sobrevivieron 42 de los 150 guardias suizos.

454 años mas tarde, de nuevo la vida del Papa corrió peligro. El 13 de mayo de 1981, un joven turco llamado Mehmet Ali Ağca disparó varias veces contra el Papa Juan Pablo II antes de ser detenido por la Guardia Suiza con la ayuda de varios turistas.

Hay cuatro teorías acerca de quién ordenó el atentado.

La primera es que la KGB (el servicio secreto soviético) quiso asesinar a un Papa (polaco) demasiado pro-occidental a través del servicio secreto búlgaro que a su vez contrató a Mehmet Ali Ağca.

La segunda teoría es que la OTAN quiso asesinar a un Papa demasiado pro-comunista a través de un grupo terrorista fascista denominado los "Lobos Grises" al cual pertenecía Mehmet Ali Ağca.

La tercera teoría es que el Ataloyá Jomeini ordenó el asesinato como primer paso de la Guerra Santa contra Occidente. Se sabe que Mehmet Ali Ağca fué entrenado en Irán.

La cuarta teoría es que el asesinato fué ordenado desde dentro del mismo Vaticano...

Dos años después del atentado, Juan Pablo II visitó a Mehmet Ali Ağca en prisión y supuestamente éste último le contó quién le había ordenado asesinar. Lo que Mehmet Ali Ağca le contó a Juan Pablo II quizás no lo sepamos nunca ya que el Papa se llevó el secreto con él cuando murió en 2005 y Mehmet Ali Ağca permanece encerrado de por vida en una prisión turca.