lunes, 10 de agosto de 2009

Tōdai-ji

El Budismo, originario de la India, se expandió hacia el este de Asia llegando a Japón hacia el año 400.

En el año 600, la emperatriz Suiko reconoce al budismo y se convierte al mismo. Los seguidores de la religión de Buda enseguida ganaron numerosos adeptos pero no entre todos los japoneses. Así, mientras que los campesinos seguían siendo fieles a la religión shinto, la nobleza se convierte masivamente al budismo.

Con el apoyo de los emperadores, en el año 710, el clero budista logra que se construya una nueva capital: Nara. Y en ella un conjunto de templos que influiría enormemente sobre la política japonesa.

El más importante de este complejo de templos budistas es el Tōdai-ji cuyo templo principal, el Daibutsuden es el mayor edificio de madera del mundo y alberga la mayor estatua de Buda de Japón.Los ciervos sica, que son considerados mensajeros de los dioses por la religión shinto, vagan libremente por los alrededores. (en Japón, el budismo y el shintoismo se entremezclan frecuentemente).El gran Buda de Nara mide 15 metros de alto, pesa 500 toneladas y se tardaron tres años en construirlo en el año 751. Se necesito tanto bronce en su construcción que Japón se quedó literalmente sin este material y el país casi se fue a la ruina.El complejo de templos originalmente tenía dos gigantescas pagodas de 100 metros de altura. En su día los edificios más altos del mundo (tan sólo superados por la Gran Pirámide de Giza, Egipto).

En la foto, maqueta que muestra como era originalmente el Tōdai-ji.Diversos terremotos han afectado al complejo a lo largo de su historia. En uno de ellos las dos pagodas fueron destruidas.

Por otra parte un terrible incendio destruyó en Daibutsuden y en 1701 fue reconstruído un 30% más pequeño que el original (y aún así es el edificio de madera mas grande del mundo...)

En las puertas del complejo hay dos Kongōrikishi, dos dioses que protegen al Buda. Son una pareja que simbolizan el principio y el fin de todas las cosas. El origen de la imagen de los Kongōrikishi es realmente curioso.

Estatuas griegas del héroe Heracles (o Hércules) llegaron a la India a través del comercio de la ruta de la seda.Allí fueron usadas para representar al dios Vajrapani, protector de Buda.Y de aqui viajó a Japón con la introducción del budismo en ese país.En el templo hay otras estatuas:
En la foto el Kōmokuten, dios budista que protege el lado oeste del edificio.
En la foto el Tamonten, dios que protege el lado norte.En la foto, Binzuru, uno de los discípulos de Buda, famoso por sus artes de hechicería.
Para poner un poco de freno a la intervención del clero budista en la política japonesa, finalmente, en el año 794 el emperador Kammu trasladó la capital a Kyoto mientras que los templos budistas se quedaron en Nara.