jueves, 11 de octubre de 2007

Campo concentración de Sachsenhausen


Situado al norte, en las afueras de Berlín rodeado de una tranquila zona residencial, el campo de concentración de Sachsenhausen fue construido por el gobierno nazi en 1936 y durante algún tiempo mostrado al mundo como un moderno campo de prisioneros. Diversos mandatarios de países afines al régimen como Japón o España visitaron el campo tomando nota de las supuestas mejoras para los prisioneros. También diversos periodistas estadounidenses visitaron el campo.

Sin embargo los dirigentes nazis ocultaban los más terribles horrores incluso a sus propios aliados y conciudadanos.
A pesar de no ser un campo de exterminio como por ejemplo Auschwitz o Mauthausen, aquí también hubo un foso donde se fusilaba diariamente con el objeto de eliminar la raza judía y unos pequeños hornos crematorios donde deshacerse de las incomodas pruebas del genocidio.

Se estima que más de 50,000 personas murieron aquí; la gran parte de ellos víctimas de la falta de higiene, las enfermedades y la brutalidad de los guardianes del campo.

También se efectuaron diversos experimentos médicos con los prisioneros como el desarrollo de nuevas armas químicas o drogas.
El campo fue liberado por tropas soviéticas en abril de 1945. Sin embargo unos meses mas tarde fue de nuevo utilizado en esta ocasión por Stalin. Nuevos barracones fueron construidos y cerca de 12,000 prisioneros murieron aquí hasta que en el año 1950 dejo finalmente de funcionar.