jueves, 11 de octubre de 2007

Isla de Capri

La isla de Capri, situada en el golfo de Nápoles, ha sido ya desde la época del Imperio Romano lugar de recreo y descanso. Entonces de los emperadores, hoy de la jet set.
Favorecido por un clima benigno y por unas aguas cristalinas, la pequeña isla de Capri (de apenas 10 km2) vive enteramente volcada en el turismo.
La difícil y abrupta orografía de la isla no supone un gran inconveniente a las hordas de turistas a pesar de que solo una estrecha y serpenteante carretera una las dos poblaciones de la isla: Capri y Anacapri.