sábado, 5 de julio de 2008

Nothung

En el refugio de Hunding, en el parque del castillo bávaro de Linderhof, hay una reproducción de la espada Nothung (también llamada Gram o también Balmung).

Dice la leyenda que el dios nórdico Odín había clavado la espada de propiedades maravillosas en un tronco y la ofreció a aquel que pudiera sacarla de allí. Varios candidatos lo intentaron sin éxito hasta que el principe Sigmund fué capaz de obtenerla.

Posteriormente, su hijo Siegfried (Sigfrido) recibiría la espada. Ésta estaba fragmentada así que Siegfried (Sigfrido) mandó forjarla de nuevo y con ella salió en busca del tesoro de los Nibelungos.
En la imagen: el herrero Reginn, forja de nuevo la espada
Dicho tesoro era custodiado por un enano convertido en un terrible dragón llamado Fafner.

Sigfrido atraviesa con la espada el corazón del dragón y se baña en su sangre. Esto le hace invulnerable por todo su cuerpo excepto en una pequeña parte en la espalda donde se posa una hoja caída de un tilo.
Tras muchas aventuras, Sigfrido se casa con la hermosa Krimilda, hermana del rey Gunter de Borgoña. Sin embargo, Brunilda, la esposa del rey también desea a Sigfrido y como venganza lo traiciona revelando el lugar de su vulnerabilidad.
Así que un lacayo del rey acaba con la vida de Sigfrido clavandole una lanza en la espalda. Pero Brunilda se arrepiente y se suicida ya que es incapaz de aguantar el dolor que la muerte de Sigfrido le produce.
En el vídeo vemos la sobrecogedora versión musical de la muerte de Sigfrido compuesta por Wagner.