lunes, 18 de julio de 2011

Las murallas de Zaragoza (parte I)

Hacia el año 600 adC, unas cabañas de adobe eran lo único que existia en Zaragoza.Poco a poco se fue asentando mas población y ya hacia el 300 adC se empieza a conocer la existencia de la ciudad-estado Salduie. Perteneciente a la tribu ibérica de los sedetanos, esta ciudad consistía en una acrópolis (ciudad fortificada) que se extendía sobre una pequeña colina en la confluencia del Ebro con la Huerva, mas o menos por el actual barrio de la Madalena.
Con la fundación romana de la ciudad hacia el siglo I se construyeron unas murallas de piedra de alabastro de 3 km de longitud, 4 metros de ancho y unos 10 metros de alto.
Cuatro puertas se abrían en cada dirección:

- La puerta del Angel, que daba paso al puente que cruzaba el rio Ebro. Un ángel gigante en la puerta del actual ayuntamiento recuerda al Ángel Custodio de la ciudad que estaba en la puerta.
- la puerta Cinegia, en el Coso. Un centro comercial situado en su lugar lleva su nombre.- la puerta de Toledo, en el mercado central.
Un mural pintado en la pared de un edificio cercano la recuerda. Se derribó en el año 1848.
Aún perduran sus cimientos, descubiertos en el último cuarto del siglo XX. Un monumento de Martín Trenor conmemoran desde 1989 el lugar donde se encontraba.
- la puerta de la Alquibla (o de Valencia).
Una pequeña placa de bronce con su imagen la recuerda en el lugar donde se alzaba.Y un mural en un edificio cercano también nos recuerda su aspecto.Aún se conservan tramos de la muralla en la calle CesarAugusto
y en Paseo Echegaray.