domingo, 27 de abril de 2008

Erice y el culto a Venus

Situado en la isla de Sicilia, en la cima del monte San Giuliano (antiguamente llamado Mons Eryx), este pueblo supuestamente fundado por los descencientes de Troya albergó en la antigüedad el santuario más famoso de Sicilia.
Dicho santuario era también el más antiguo de Sicilia. En un principio estaba dedicado a la diosa Astarte (hace más de 3500 años). Dicha diosa era la versión fenicia de la diosa babilónica Isthar, diosa del amor y del sexo pero también de la guerra.
En la foto: representación de Astarte procedente de la Wikipedia
Como parte del culto a la diosa en la vertiente de la fertilidad, los peregrinos mantenían relaciones sexuales con las sacerdotísas del templo (que se denominaban “hieródulas”).
Sin embargo, el culto a la diosa en su vertiente guerrera incluía sangrientos rituales.

Posteriormente los griegos adaptaron el culto a Afrodita y luego más tarde los romanos a Venus.
En la foto (procedente de la Wikipedia): representación del nacimiento de Venus por el pintor italiano Botticelli (hacia el año 1485).
Más tarde el templo cae en el olvido y mucho más tarde (sobre el siglo XII) los Normandos construyen sobre sus ruinas un castillo que todavía hoy permanece en pie.
En el siglo XIII, un caballero alemán llamado Tannhäuser se dice que encontró el Venusberg (el hogar subterráneo de Venus) y vivió allí durante un año adorando a esta diosa pagana. Al parecer, arrepentido por sus pecados, como buen cristiano, marchó a Roma a ver al Papa. Allí le preguntó al papa Urbano IV si era posible que le absolvieran sus pecados pero éste le contestó que eso era tan imposible como que su bastón floreciera.
Pasados tres días desde la audiencia, el bastón floreció y el Papa inmediatamente mandó emisarios a buscar al caballero pero jamás pudieron encontrarlo.
En la foto (de la Wikipedia): Tannhäuser en el Venusberg por el pintor Collier